Uno de los servicios que ofrecemos en nuestra asesoría fiscal en Zaragoza es el arbitraje, concepto que se utiliza en diversos ámbitos de la vida como el deporte o economía y finanzas. Obviamente nosotros no vamos a hablarte de arbitraje en relación a estos campos sino que vamos a explicarte qué es y en qué consiste en el entorno del derecho. 

El arbitraje es una alternativa, distinta a los tribunales de justicia, para resolver conflictos entre dos partes de forma privada sin necesidad de recurrir a la jurisdicción habitual. Éste se lleva a cabo a través de una tercera persona, un árbitro de Rived Asesores Auditores, S.L.P, que puede ser elegido por las dos partes en conflicto, en este caso estaríamos ante un arbitraje independiente en el que las reglas a seguir las pondrían también los interesados, o por una institución que sería la que dictaría las reglas encontrándonos entonces ante un arbitraje institucional.

El árbitro es una parte neutral en el conflicto que se encargará de solucionarlo y pronunciar el laudo arbitral (equivalente a la sentencia de un juez) rigiéndose por las reglas acordadas por los interesados o la institución. Los arbitrajes pueden ser de dos tipos:

  • De derecho. Se aplica en los casos en que no se llega a un acuerdo entre las partes, por lo que el árbitro debe resolver el conflicto y dictar el laudo basándose estrictamente en la norma jurídica aplicable a cada caso.
  • De equidad. En el que el árbitro de nuestra asesoría fiscal en Zaragoza resuelve el conflicto atendiendo a su sentido natural de lo justo, tiene más margen de maniobra y puede buscar una solución justa al caso concreto sin tener que ceñirse tan estrictamente a la norma jurídica pero sin estar al margen de ella.