A nuestra asesoría fiscal en Zaragoza, acuden cada vez más emprendedores. Una de las cuestiones que más nos plantean es qué forma jurídica elegir para su empresa.

Aunque hay más fórmulas jurídicas para crear una empresa, las más habituales son la sociedad limitada y el empresario individual o autónomo. A continuación te presentamos las principales ventajas y desventajas de estas dos formas de empresa.

A la hora de constituir una empresa darse de alta como autónomo es más rápido y los costes de constitución son menores, no es necesario una gran inversión. Mientras que al crear una sociedad limitada tienes que contar con un capital mínimo de 3000 euros. Al emprender una sociedad tienes que realizar una serie de gestiones; inscribirte en el Registro Mercantil, creación de estatutos, escritura de constitución de la empresa, para presentarlo ante notario, lo que conlleva una serie de gastos.

Para nuestros expertos en asesoría fiscal en Zaragoza, uno de los factores más importantes que debes tener en cuenta es la responsabilidad. El empresario individual, en caso de contraer deudas, responde con sus bienes personales. Sin embargo en las sociedades limitadas los socios responden con el capital aportado y no con sus bienes. El capital social de las SL. lo constituyen participaciones sociales y se pueden transmitir de un socio a otro.

Por último recuerda que a mayor beneficio el autónomo paga más de IRPF que lo que paga la sociedad por el impuesto de sociedades

Antes de crear tu negocio ven a Rived Asesores Auditores, S.L.P nuestro personal cualificado te ayudará a conocer las diferentes opciones jurídicas para tu empresa y juntos veremos qué fórmula se adapta mejor a tus necesidades