En los primeros días de los meses de abril, julio, octubre y enero las oficinas de nuestra asesoría fiscal en Zaragoza se produce un continuo entrar y salir de clientes. En su mayoría, son trabajadores autónomos que vienen a entregar la documentación para que presentemos la declaración trimestral del IVA. En este artículo queremos aclárate algunos conceptos sobre este impuesto.

El Impuesto sobre el Valor Añadido es un impuesto que se carga sobre el consumo y que paga el consumidor final de, prácticamente todos los bienes y servicios que adquiere o disfruta. Ocurre que tanto las empresas como los trabajadores autónomos, pagan un porcentaje de los materiales y servicios que necesitan para su propia producción, este porcentaje, variable en función de las características de los artículos o los servicios, es lo que conocemos como IVA soportado.

El autónomo, o el empresario, cuando emite la factura por las ventas o los servicios efectuados, ha de añadir, a la cantidad total de la factura, un porcentaje (entre un 4% y un 21%) que es lo que se conoce como IVA repercutido.

Al término de cada trimestre natural, nuestra asesoría fiscal en Zaragoza se encarga, a la vista de la documentación que nos entrega cada uno de nuestros clientes, de preparar las liquidaciones de IVA restando de la cantidad total de IVA repercutido, el IVA soportado en los pagos por las materias primas o los servicios pagados para el desarrollo de su actividad. Esta liquidación puede ofrecer un resultado positivo, lo más habitual, que indica la cantidad que hay que ingresar en Hacienda. Pero puede tener también un resultado negativo, que indica que hay que solicitar a Hacienda la devolución de la cantidad pagada en exceso.

En Rived Asesores Auditores nos encargamos de preparar tu liquidación trimestral del IVA.